martes, 26 de marzo de 2013

¡SERÉIS PROBADOS Y PURIFICADOS EN EL CUERPO, ALMA Y ESPÍRITU, ASÍ COMO SE PRUEBA EL ORO EN EL FUEGO!

Enoc-El buen Pastor

Marzo 20 de 2013 – 8:15 a.m.
LLAMADO DE JESÚS EL BUEN PASTOR A SU REBAÑO
Así dice el Señor:
La paz en vuestro espíritu se desestabilizará, así como la paz del mundo. Recogeos en oración, porque los días de la gran batalla espiritual se acercan. La tribulación será tan grande que hará estremecer no solo la creación, sino también el alma de mis hijos.
Los hombres se preguntarán: ¿qué está pasando?, ¿por qué se nos ha perdido la paz en el espíritu?. ¡Señor ven a salvarnos, no ocultes tu Santo Rostro de tu pueblo fiel! Hijos míos, es necesaria vuestra transformación espiritual, para que podáis entrar en mi nueva creación. Vuestro cuerpo, alma y espíritu, deben ser purificados para que puedan entrar limpios de toda mancha de pecado a la Jerusalén Celestial.
Cuando mi Santo Espíritu sea apartado de mis Templos, por la gran abominación, todos aquellos que se alejen de la oración y de mi Madre, se van a perder. Porque al ser apartado de mis Casas, si vuestro espíritu no está fortalecido con la oración, ayuno, penitencia, si no está unido a mi Madre, a través del rezo del Santo Rosario, va a ser presa fácil de mi adversario. Acordaos de lo que dice mi Palabra: Habrá una angustia tan grande como no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora ni la habrá jamás (Mateo 24, 21).
Mi despertar de conciencias os abrirá el entendimiento y os preparará para los días del gran Armagedón. Hijos míos, si al regresar a este mundo descuidáis la oración y seguís en vuestra tibieza espiritual, os aseguro que correréis riesgo de perderos. Os aviso de todo esto hijos míos, para que desde ya os vais preparando espiritualmente para aquellos días de angustia y aflicción en el espíritu, necesarios para vuestra purificación. Seréis probados y purificados en el cuerpo, alma y espíritu, así como se prueba el oro en el fuego. ¡Fuego de purificación espiritual, que transformará vuestro cuerpo, alma y espíritu, para que podáis entrar en la nueva creación y ser llamados pueblo elegido de Dios!.
Serán los días de la gran cosecha, donde se separará el trigo de la cizaña y quedará el trigo maduro, la cizaña será arrojada al fuego. Preparaos pues hijos míos, porque se acercan los días en que será recogida la cosecha. Ya los segadores están listos, para venir a segar y recolectar el trigo. Ya el hacha está en la raíz del árbol y todo árbol que no de buen fruto, será cortado y tirado al fuego, donde arderá por toda la eternidad. Haced de la oración, ayuno y penitencia, vuestra fortaleza. Colocaos vuestra Armadura Espiritual a mañana y noche y estad listos como buenos soldados para el gran combate espiritual que os dará la libertad y os hará merecedores de habitar el paraíso de la Jerusalén Celestial.
Mi paz os dejo, mi paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca. Vuestro Maestro, Jesús el Buen Pastor de todos los tiempos.
Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada